La Ética Cristiana

Escrito por EticaCristiana 01-12-2016 en Definiciones. Comentarios (0)

¿Qué es la ética?

Ética es el estudio de la conducta humana.  Es la actitud constante acerca de cómo toda persona se debe comportar en la sociedad.  Consiste en un código de normas o elementos morales que rigen una conducta.  Es una ciencia normativa, como lo indica Francisco Lacueva, porque busca una norma según las cuales se pueden regir leyes o patrones de conducta (Lacueva, 21-22).  

La palabra “Ética” proviene del griego “ta ethiká,” lo cual significa “asuntos morales” y “ethos,” es decir “carácter” o “perteneciente al carácter.” De aquí se deduce que la Ética estudia las costumbres de los seres humanos, los elementos de sus acciones, y se considera de esta forma que es lo que es aceptable en lo que se refiere a la conducta humana (ibid).

¿Qué es la ética cristiana?

La Ética Cristiana consiste también de principios de comportamiento, pero estos son derivados de la fe cristiana, y en base a estos principios, nosotros actuamos y tomamos decisiones. Nuestras normas de comportamiento tienen que estar basadas en lo que la Biblia enseña con respecto a lo que es bueno y correcto, y desde una perspectiva teológica, la conducta del creyente se basa en el principio de que fuimos creados a la imagen y semejanza de Dios. Es decir, tenemos libre albedrio y por lo tanto podemos escoger entre lo bueno y lo malo.

Aunque la Palabra de Dios no contiene reglas de comportamiento para cada y una de las situaciones por las cuales podemos atravesar, si tiene principios generales que se pueden aplicar en nuestro diario caminar con el Señor.  Por ejemplo, el principio de la santidad de la vida, proviene realmente del mandamiento “no mataras” (Éxodo 20:13), se extiende como regla al respeto mutuo por todos los seres humanos (Mateo 5:21), aplicándose a la vez a situaciones tan complejas como el aborto. 

De acuerdo al Diccionario Hispano-Americano de La Misión, se define también la ética cristiana como la “conducta propia de los cristianos,” que a su vez declara las reglas o principios que son recomendados para el ejercicio de una conducta apropiada dentro del contexto bíblico.3 Es un esfuerzo critico por descubrir, sistematizar y aplicar tales principios con mayor certidumbre para usarlos con consistencia y precisión en la diaria conducta del cristiana (Deiros, Ética Cristiana).

La aplicación de estos principios, entonces, se debe emplear con consistencia, no solo a la hora de tomar decisiones importantes, sino también aun en las diarias decisiones que el creyente enfrenta en su casa, trabajo y en la sociedad que lo rodea. El enfoque debe estar en el mundo real, donde la conducta ética del cristiano debe reflejar lo que predica, pues lo quiera o no admitir, él va a ser siempre un testigo de Dios porque la gente siempre lo va a estar observando.



Bibliografía

1) Francisco Lacueva, Ética Cristiana, vol. X, Curso de Formación Teológica Evangélica (Viladecavalls, Barcelona: Editorial CLIE, 1975), 21–22.

2) Ibid.

3) Pablo A. Deiros, “Prefacio a La Edición Electrónica,” Diccionario Hispano-Americano de La Misión (Bellingham, WA: Logos Research Systems, 2006).